Saltar al contenido

Así fue la marcha por Maradona

La marcha prevista para pedir justicia por la muerte de Diego Armando Maradona se transformó en una concentración en el Obelisco, donde se congregó gran cantidad de personas tras la llegada de la exesposa del mejor futbolista de la historia, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Gianinna.

Redacción Bajo Siete Llaves

Claudia y sus hijas llegaron vestidas con remeras que decían «Justicia por Dios», mientras avanzaban con una bandera que pedía «Condena social y judicial para los culpables».

Por otro lugar también ingresaron a la Plaza de la República otra expareja de Diego, Verónica Ojeda, junto al pequeño hijo de ambos, Diego Fernando, y su actual esposo, Mario Baudry.

También se hicieron presentes exfutbolistas muy cercanos a Maradona como el exarquero Sergio Goycochea y el exdelantero Claudio García.

E inclusive otras personas que estuvieron muy ligadas a Diego en su época de esplendor deportivo y no tanto, como el empresario «de la noche» Carlos Fierro Viera, quien interrogado por Télam destacó que había llegado «por cuenta propia», y que estaba «muy emocionado porque con Maradona se cometió una injusticia. Por eso vine», remarcó.

Claudia, Dalma y Gianinna, que llegaron exactamente a las 18, la hora prevista para el comienzo de la marcha que no fue tal, no pudieron ver entonces la profusión de banderas colgadas sobre las rejas que rodean al Obelisco porteño con inscripciones que tenían destinatarios muy claros.

«Morla, Stinfale, Luque, Oliva, traidores, ni olvido ni perdón», junto a una camiseta de Maradona de la selección argentina dibujada con el número 10, estaba firmada por la agrupación «Diego Vive».

«Justicia por Dios», firmó el grupo Navidad Maradoniana, y ¡¡¡¡Justicia por Pelusa¡¡¡, Agrupación Los Cebollitas.

Otra de «Diego Vive» le volvía a apuntar al abogado de Maradona, Matías Morla, con suma dureza: «Morla, tu condena es social, no tenés perdón de Dios».

Y parangonando a uno con otro, otro texto suscripto por «Los Pelusa» apuntaba: «No tienen perdón de Vos. Al Diego todo, al enemigo ni justicia».

«La camiseta es como un Dios, porque soy bostero y lo llevo en el corazón», rezaba otra bandera que, como las demás, estaban colgadas de cara a la avenida Corrientes, y otra con escudos de Independiente que señalaba «Diego no murió, lo mataron. Justicia y condena a los culpables. Todos al Obelisco. Justicia por Diego».

Y mientras algunos aprovechaban para vender souvenirs de Maradona como camisetas con su cara o la Copa del Mundo a 600 pesos, gorritos a 350 y banderas grandes a 500, Claudia, Dalma y Gianinna se introducían en el Hotel Presidente, sobre Avenida Cerrito, que está destinado a la atención de pacientes de Coivid-19, pero no entrando por su puerta principal sino por el estacionamiento, donde retiraron sus autos.

Categorías

Fútbol argentino

Etiquetas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: